KY3N4 (Ginger Miel Night Dream)



A Ginger.

No encuentras mi número mientras te das cuenta de que julio no nos deja saltar más allá de donde siempre caemos. Nervioso, tu tacón saca chispas sobre el suelo del local. Llevas dos Cosmopolitan y un Chicago. Te entallas un vestido que te arrancaría a mordiscos. Bailas sobre el despecho, después de tanto mascoteo intenso.carajita. Somos eternos entre la fluorescencia. Fieles a nuestros discursos, nos despedimos según el protocolo del manual antes de resignarnos a vestir santos a los que antes les lanzábamos piedras. Perdonarnos por disfrazar con exceso de trabajo cada carencia posible. Destornillas desesperada la mayoría de teléfonos en el cielo cuando no me encuentras del otro lado de tu cama. Viajaría cada kilómetro contado para que me negases un beso en la frontera del país al que siempre has querido escapar.

Te estremeces cuando ato tus tobillos con cintas de colores. Destrozas el piso con gritos líquidos que saben a fuego. Hasta que se acaben los lirios, hasta que nos quedemos sin suficiente jabón como para quitarnos la culpa en la ducha. Entras a la disco con tus amigas de nuevo, fatales y cubiertas de gloria escarchada. Faldas demasiado cortas y pastillas bicromaticas que mueven el piso y te hacen ver flamingos nadando sobre los Martini. Ella siempre baila mejor, cuando no es conmigo. Pruebas todas las bocas que se te intenten escapar, reafirmando que solo la mía sabe cómo la tuya. Si traicionaste tus principios por mí no creo que haya problema cuando me traiciones a mí por ellos. En el baño retocas cada lágrima de Loreal que mancha el lavado.

Recuerdas cuando disfrazábamos el hambre con sexo galvanizado sobre camas cubiertas de plástico. Cuando manejabas rápido la Ford, con el cabello mojado y ganas de no estar en ningún lugar. Metiendo las quimeras en peceras cada vez más pequeñas. Yo jamás seré el hijo del dueño. Y de seguro esta noche, estaré con una cerveza negra mirando desde lejos como la fiesta se termina. Cada curva de tu cintura podría dibujarla con letras sobre la pared despintada de mi habitación. El local esta terriblemente lleno, solo los dioses beben fermento a los extremos del vip. Sin intención me recuerdas sentado sobre tu capo hablando de Lorca y Dostoievski. Despeinado en la Culata, mirando como cae la basura espacial sobre nuestro cielo, pintándolo con destellos a los que siempre les pides que me cuiden.

Las cicatrices solo se abren cuando vas a demasiada velocidad.
Encuéntrame, en la tercera mesa de algún café en Brasil.

Quiero ser el chico de ojos claros que te propondrá sexo en su casa en Belenzate, después de bailar la última canción e invitarte un cigarrillo o dos shots flameados. Yo nunca te veré con ese vestido magenta acariciando tu cuerpo cual caribe emplumado. Aunque sabes bien, que jamás te deje caer, al menos que fuese hacia arriba. Danzas, salvaje y hermosa odiando las manos que no son mías y las mías por no ser las que te tocan. Te tomas una foto en el baño, apretando tus pechos con tus uñas carmín y me la envías a la bandeja de entrada. Agarrando frío, sentado en la acera la pantalla titilante reza: No estás aquí, Poeta. Sales con los tacones de aguja en la mano, exprimiéndolos con fuerza en el estacionamiento; queriendo estar conmigo en Cojedes cazando loros verdes sobre una curiara. Me recuerdas quedándome sin pre opciones del español, cada vez que mentía. Me recuerdas colocando con mi manos sangrando, ambos clavos sobre la recepción del motel.

Me recuerdas escribiendo demasiado futuro como para ser cierto.
Y leyéndolo; te conocías a ti, antes de verme a mí, por primera vez.








1 comentario:

Destructor de Mentiras. dijo...

Se devuelve la mente rata.
Demasiado futuro como para ser cierto?

Moooooooostro Llaaaaaaave!!!!!!!!

No tengo foto alguna que supere esto se la debo de por vida.

Jejejejeje

Andamos pendientes.

Veeeeeeeeeeente que no vamos candao!!!!