Cuadro de Costumbres



Nunca uso audífonos en la calle. Sería un crimen dopar la pajarera. Ponerla en blanco y negro, desmatizarla y dejarla toda despedazada con las tripas por fuera, mientras dulcemente la relamen un ejército ciego de personajes no jugables. Me siento cómodo en Glorias Patrias; conversando con mi hermana de guerra, amor y cocina francesa. Vemos con fascinación como unas veinticuatro ratas se echan diente por el reino de los cielos. Rebullen agresivas detrás de un arbusto al lado de la fuente. Interpretan una danza violenta aderezada con espuma infectada y pelo moteado. 


Los chinos de enfrente fuman con un estilo tan arrecho. Entrecierran las rendijas de sus parpados con cada calada que dan a esos breves cigarros de leds con sabor a uva masticada de color rojo y negro. Eléctricos, tóxicos y marginales. Uno de ellos sentado en la entrada de su restaurante cantonés, escucha chayanne desde un iphone resguardado tras su guayabera de flores y el otro limpia con un pan de bolita una taza full de calabacines muertos. Atardece y Beijín monta sucursal bajando desde el Llano hasta la inmensa caja de hámster que es la Cucaracha Gimnasio. Una sola rata blanca domina la colina, las otras sangrando, tiemblan cerca de una pareja que se besa intensamente sin bajarse de la moto estacionada. 




4 comentarios:

emiliano dijo...

!!!

|andi.na| dijo...

esto sólo lo haces tú :)

Maily Sequera dijo...

Si una chama, otra, te lee y te escribe, comentando: '¿Por qué eres tan bello?' Sonaría superficial /atacón / fuera del perol, pero Parra, chamo, por qué eres tan bello. Mira, te leo y se me va una lagrimita por el ojo derecho. Veo un banner que enlaza a mi blog -que además, es el único- y se me va una lagrimita por el ojo izquierdo. Amo este blog, amo el archivo. No vuelvas a encaletarte, por amor a la pólvora. :)

Susan Urich dijo...

Así que vengo y releo esto. A veces no sé si quiero darte un abrazo o insultarte.