Recordatorio.



Cuando salgas a la calle hijo
recuerda llevar con orgullo el escapulario
de tus santos y tus padres
andar pendiente de todas tu retaguardias
ojo de garza y boca de chuco

repicar, antes que te repiquen.

Porque en la calle, hijo
Zamuro no pisa charco
respeta al que esta descalzo
por mas piedradura
que se ponga el martillo.

Cuidado al guindarte en puerta de la busetas
cuidado al dejar prensado tu carazón entre las manos de una mulata
cuidado con jibaros, sapos, drogadictos y hombres puta
porque en la esquina más improbable
siempre se enamoran del mas pendejo
pronto al destaje, pronto al coquero.

Nunca le temas a una hembra
por más alada que tenga la espalda
sostenle siempre la mirada
entrale seguro por la risa
camino que a diferencia del físico y la cartera
va directo al corazón
y no a la cama.

Trabaja, jodete y recontrajodete por ser honesto
por el camino derecho, por el del medio, por la puerta de enfrente
no estafes, no robes, no traiciones, no vendas drogas
porque por la puerta de atrás
siempre sacan a los que se las dieron de pilas
forrados en madera.

estando sano y sin meterte en peos
húyele a la cárcel y al hospital maldito
porque este par de infiernos
solo se diferencian
por el instrumento que usan
para picar a la gente.

Si eres prudente
sé que no compraras armamento
pero si en algún momento te haces con un hierro para protegerte a ti y a los tuyos
acuérdate que la bala mas certera, es la que no se dispara
y si tu temperamento es rojo como las velas que le prendemos a Santa Bárbara
cuidate de los 3.8
cuando se te vuelen los tapones
porque en este país
hay muchas pistolas
pero pocos cojones.

Tu familia va siempre primero
Andino, cerrero, campuruzo y gocho
cuídala feroz como un rockwiller de cemento
porque en las horas color de bachaco
nadie más meterá las manos en la candela
por tu indulgencia. Porque te salven.

La palabra es un contrato que no se firma
la mentira una mapanare traicionera
el amor una casa sembrada en el centro de la tierra
los amigos cuídalos, y encuéntrate en sus defectos
Y a los enemigos, antes que odio ten por ellos respeto.

Y si un echo de sangre
signa a uno de tu apellido
Recuerda que si no hay justicia, hay venganza.

Se que estas palabras
no son como la de los sabios que se encuentran en los libros
gruesos como bloque o un ladrillo
pero cuando la ciudad
muerda, porque muerte y bien duro
tendrás algo con que devolverle el colmillo.
Ama, vive y lucha por lo que sueñas
has que recuerden tu nombre
Y cuando salgas a la calle hijo
recuerda, por encima de todas las cosas

Creer siempre en Dios
Pero nunca en la Policía.







4 comentarios:

Susan Urich dijo...

Parra, eres un crack. Te quiero. Siempre logras que uno se pudra hacia adentro un poco, y a la vez es mucho de fuego artificial y candela de verdá. Un abrazote.

|andi.na| dijo...

yo debo compartir esto.
Nada más qué decir.

Otoniel dijo...

Usted me hizo llorar...
Gracias viejo, por escribir como escribe.

Grecia Stephany dijo...

Eres grande, muchacho. Me has erizado todo el cuerpo. Inefable.