La última Balada de Babilonia (Vigilia Nocturna)




I
Soñé que estaba en algún lugar de Angola, escribiendo un poema de Andrés Eloy Blanco en la arena amarilla. Mientras al fondo del paraje se podía contemplar sin dificultad el incendio de una enorme refinería petrolera. Las llamas rugían con fuerza a unos kilómetros de donde me encontraba; tambaleando serpenteante la horizontalidad de la vista. Vi también como unos negros descamisados, en precarios camiones de bomberos, se dirigían levantando el polvo del desierto a apagar las monstruosas llamas. Estalla sin avisar uno de los tanques de almacenamiento. El humo cubre todo el azul-sepia del cielo. Siento la onda expansiva empujándome el pecho y me levanto del suelo. De repente a mi izquierda, aparece una gacela macho enorme de pelaje marrón brillante y cuernos plateados como el mercurio líquido. Extiendo mis brazos hacia ella y esta me acerca su húmedo hocico para que lo acaricie. Noto que dos hilos negros parten de sus cuencas oculares y se deslizan por su cuello y su pecho. Es sangre, no tiene ojos, esta ciega. El humo termina cubrir el cielo. Comienza llover cenizas.



II
En estos días me tocó asistir al velorio de la madre de un amigo, Camilo. Me perdí para llegar al salón en donde se estaba realizando el sepelio, ya que según era por la entrada del Barrio Campo de Oro, al lado del hospital. Agarre un bus de Los Chorros y terminé en el quinto carajo sin más que preguntar a cualquiera donde quedaba la Confraternidad. Un panadero con una mueca de congoja, me indico cuantas cuadras eran hacia arriba. -La negrita chico, que vaina tan injusta- dijo y salió a señalarme con su mano la dirección correcta. Cuando llegué y abracé a Camilo -con el pésame anudado entre la tráquea y el ombligo- me susurro que se me veía bien la chaqueta de cuero que cargaba y si portaba rial para comprar una de Bajo Cero ya que la noche sería larga.  En la licorería, le brindo rápidamente una fría y me cuenta sin que le pregunte que carajos pasó la noche anterior en el hospital. -La operación de inserción de prótesis en el fémur salió perfecta. Pero cuando la pasaron a piso, a trauma shock, no nos dejaban verla y las enfermeras le colocaban un montón de vainas que no necesitaba. A cada rato, en cada momento. Se comenzó a intoxicar, a hinchar, la envenenaron marico, la envenenaron. Ya cuando nos dijeron que se complicó, subimos a verla y parecía un fiambre enorme. No pudo ni decirnos nada. Se negaron a hacer autopsia, en esos casos quesque no se hacen. Cuando mi hermana fue a recogerla en la morgue la encontró tirada en una mesa desnuda como pedazo de carne, la herida de la pierna estaba fresca y le había grapado la piel. Le sacaron la prótesis. La mataron chamo. Esto es peor que cárcel. Aquí no puedes defenderte si te pican.- Y aguanta como un varón las lágrimas. La Confraternidad era un salón bastante grande. De paredes altas, techo de zinc y piso de cemento coloreado y pulido lleno de sillas plásticas, con varias mesas llenas de peroles a los costados. Alguien rezaba el rosario bien bajito al frente del ataúd y de forma fúnebre e inaudible un coro de tristes señoras respondía. La urna reposaba cerrada al fondo del salón con una foto de la mamá de Camilo sobre la tapa. Habían decorado detrás del féretro con terciopelo azul eléctrico a modo de cortina y a los costados se levantaban dos coronas florarles y varios cirios encendidos. Alguien me da un sándwich con diablito y  café en un pocillo de peltre. Mis amigos afuera hacen chistes, empollándose unos a lado de los otros para resguardarse del frío  Ron seco para todos. La madrugada pasa lento. Porque en los velorios la muerte le dice al tiempo que también guarde su luto.




3 comentarios:

Maily Sequera dijo...

Te leí, te dije y te repito, solo para que te acuerdes por mucho más tiempo: "Chamo, vamos a disfrazarnos de Heidi y Pedro y corremos a abrazarnos, atravesando la montaña"
*
Jefe, aquí no la partiste, la dinamitaste en pedazos y la lluvia rosada cae en stop motion.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Otoniel dijo...

Esto va a sonar muy gay..

Pero Te Amo David Parra!!!

Un abrazo viejo!! Espero verlo pronto.