Spam



Este país me aturdió catira
no puedo escribir ya, sin botar sangre por la boca
solo quiero irme contigo en este preciso instante
a respirar el aire antiguo de una salina abandonada.

Catira; las cosas han cambiado mucho desde que te fuiste
abriéndote camino emocionada en Maiquetía
cuando partías envuelta en llamas tornazules
con las maletas abarrotadas de tanto futuro.

                             Te pido encarecidamente
que me mandes unos cinco mil besos por Skype temprano            
haciendo todas mis mañanas niqueladas
durante los próximos quince días.

La gente está triste, eso si te cuento
esta triste, entre el sonido de las noticias de la radio
 trabajan todos en un silencio arisco y fúnebre
          como quien nunca se reconcilia
           con el sueño de su hermano.

Perdí mi ritmo entre tantos gritos
-broncos afilados picado aire todos los días-
Entre tanta bulla, tanta mentada de madre cotidiana
que no se apagan con nada
hasta bien entrada la noche.

Perdi mi ritmo y mi boca es un borbotón coagulado y vinotinto
        que salpica poco a poco las letras del teclado
mientras pido en voz alta la sal más antigua de la tierra
para dártela en tus pequeñas manos  y me cures todas las nauseas


antes de desángrame, con todo lo que se desangra. 



1 comentario:

Grecia Stephany dijo...

Qué sentido. Qué sabroso poema.