26 películas que veo antes de comenzar a escribir cuentos (I)





“The stuff that dreams are made of.” 
— Sam Spade, "The Maltese Falcon" 




Estos meses he estado pensando en darle otro aire a ProsaPistola, cambiarle un poco la dinámica de publicación (que se mantiene intacta y aburrida desde el 2007) y hacer algo diferente. Estamos claros que los blogs personales ya son una cuestión bastante retro, moribunda y romántica. Pero también me parece triste que en una época donde personas nacidas en 1998 ya se desnudan en Snapchat,  uno por tiempo y desgaste decida bajar las santamarías e irse retirando de la web antes de empezar a hacer el ridículo. Así que como resistencia a la extinción, he decido hacer otra vaina y ver qué resulta.

Estoy a punto de comenzar a escribir mi segundo libro de cuentos (El primero sigue engavetado en algún archivero de Monte Ávila Editores desde el 2014 y por como pintan, no parece que verá la luz muy pronto) y lo voy a ir documentando. Antes de escribir cuentos siempre veo mucho (pero mucho) cine y como parte de una generación audiovisual, he tomado más de su código y lenguaje que de los mismos libros. Podría admitir que comencé a leer cuentos, relatos y novelas a profundidad bastante tarde a diferencia del contacto con el cine o la tv que me encanta desde niño. 

Al plantearme este conteo, intenté ser lo más sincero posible. Omití referencias obvias (como todo el cine de culto de los noventa con su Generación X o el Neo-Noir euroasiático y sus gansters existenciales) y más bien pensé en esas películas que de alguna manera me estimulan y me maravillan de forma sencilla. Esas que puedo ver muchísimas veces sin aburrirme y se parecen a las historias que a mí me gustaría contar o que me impulsan a crear algunas propias. 

Comencemos:     




26. "The Cell" (2000) Tarsem Singh

















La opulencia tenebrista y teatral de Tarsen en los 00´ llenó las pantallas del cine y la tv con sus alucinaciones homoeróticas llenas de arte clásico, oriental y fashion pop. "The Cell" es una película que disfruto muchísimo por su barroquismo ilimitado, la sensualidad  de los escenarios y por parecerse a la pesadilla de un modista atormentado en plena sobredosis de barbitúricos. Lo único que no cuadra es su reparto, pero bueno. 



25. "Kingdom of Heaven" (2005) Ridley Scott
















Una historia infravalorada y poco comentada es la de "Kingdom of Heaven". Creo que salió en un mal momento, cuando ya la gente estaba harta de las películas épicas. De esta cinta rescato el estoicismo de los diálogos que engloban el conflicto espiritual medieval sin darle largas. Me encanta que sea una historia sobre la derrota, donde solo una fe inentendible para los personajes, es lo único que los mantiene medianamente cuerdos. 


24. "Atlantis: The Lost Empire" (2001) Gary A. Trousdale


















Todos tenemos una película favorita de Disney y la mía es "Atlantis".  Creo que esta película es la más infravalorada de todas las creadas por ese estudio. Todos los personajes pesan por igual, la paleta de colores es fría, tranquila y sosegada, no hay canciones obligatoriamente optimistas y los roles femeninos están bien desarrollados. Agregando que el steampunk es uno de mis placeres culposos y las historias pulp siempre me maravillan. Atlantis es un hermoso cuento de aventura, naturalista y melancólico. 


23. "Wacthmen" (2009) Zack Snyder


















La única película de superhéroes en la lista. Sí, okey, en el momento en que salió "Watchmen" existían también filmes muy similares tipo “Batman: el Caballero de la noche” o “Kick-Ass” (para mi igual de influyentes) sin embargo, el tono cansado y nihilista de Moore, una estética retro ochentera embadurnada de neón y pastel, además de todos esos desencantados personajes (que reflexionan el porqué  no merecen ser tragados junto a todos los demás en la miseria que antecede el fin del mundo) se ganaron mi corazón. No hay un Deux Ex Machina heroico – ¡Yes!- y la construcción narrativa a la par de la música es otro nivel. 


22. "Only God Forgives" (2012) Nicolas Winding Ref





















Tailandia onírica, neón por todos lados y la piñatería china más kitsch en todos los decorados. Asombroso manejo de la violencia. Un cuento fantástico con una mitología propia. Dios, el ángel de la venganza, es un monstruoso policía que todos veneran como un santo y cada fin de semana canta karaoke. Prometeo, el hombre, es Ryan Gosling enamorado de su madre siendo molido a golpes durante toda la película.  Mito griego en clave de policíaco. Taller de tragedia fantástica.


21. "Curse of the Golden Flower" (2006) Zhang Yimou



Uno de mis retos personales es lograr describir un ambiente como el construido en esta película. El barroco coreano en su máximo esplendor, dispuesto en un ambicioso montaje de forma y color. ¿Cómo lograr una narración tan sobresaturada de imagen utilizando pocos elementos narrativos? Sé que en muchas partes de oriente hay palabras para cada sensación posible, pero trasmitirlas… es otro desafío.


20. "Big Fish" (2003) Tim Burton




















Big Fish es la mejor adaptación cinematográfica que se ha hecho de la obra de Gabriel García Márquez. Es realismo mágico puro y duro,  tamizado y blanqueado para la cultura Wallmart, sin perder el brillo. La única película de Tim Burton en la que lo siento un artista sincero y no un adolescente gótico plagiándose así mismo una y otra vez. En cada cuento siempre debe existir un milagro. Uno al menos, para que valga la pena la lectura. En Big Fish nos muestran cómo hacer varios de ellos con elementos muy sencillos. 


19. "Under the Skin" (2013) Jonathan Glazer



















Un inquietante trabajo de ficción hibrida. Esta película me encanta por su pulido tratamiento de lo extraño, donde los símbolos del terror son breves, limpios y afilados. Tiene un trabajo de inmersión donde el metraje confunde lo real-documental con el mito extraterrestre en un solo caldo, convergiendo en esa estremecedora y sensual habitación de la muerte. Brillante al manejar los silencios. 



18. "Die unendliche Geschichte" (1984) Wolfgang Petersen





















Los cuentos de hadas no solo son un montón de excusas para enarbolar moralejas sobre la bondad, la convivencia y la sociedad. También son el anclaje necesario para qué el niño se cuestione y pregunte cosas tan ajenas y metafísicas como la adultez, la muerte y el olvido. Si tomáramos a todos los cuentos de hadas en un compendio similar a la Biblia, “La Historia Sin Fin” sería el equivalente al libro del Apocalipsis. No hay escena más triste en un cuento para niños que la muerte de Artax en el Pantano de la Tristeza. Nada la supera. 


17."Lost Highway" (1997) David Lych
















Hasta el sol de hoy no he logrado entender de qué coño va esta película, sin embargo, es de las más increíbles y aterradoras que he visto en mi vida. El enrarecimiento del argumento fragmentando la narración hacia ningún lugar, el uso de lo “otro” y lo “desconocido” bajo la licencia de lo sobrenatural, lo onírico o lo científico (¡Al mismo tiempo!) cómo base central de la narración es magistral. Apoyar toda la historia en el vacío y no entender cómo sigue allí sin nada bajo sus pies es impresionante. Es como ver un espanto. Lynch es un maestro de los acertijos ¿Cómo carajos lo hace?


18. "Le Cinquième Élément" (1998) Luc Besson



















Un taller para construir una historia sencilla y emocionante.  Te das cuenta de que una trama es funcional cuando tomas el argumento, lo trasladas a cualquier otro contexto y al ejecutarlo los personajes pueden seguirse moviéndose con facilidad y hacer el mismo recorrido hasta el final de la historia. La ciencia ficción es la excusa para un derroche estrambótico de color. El carisma como vertebra central de los personajes. Hay mucho que aprender del grunge francés, siempre lo digo. 


17. "Where the wild things are" (2009) Spike Jonze
















Donde viven los monstruos es el ápice del cuchiturismo. Surreal y minimalista, le saca muchísimo provecho al libro en el que se basa. Explora temas como la familia, la responsabilidad, la soledad y las consecuencias si dar ningún sermón. Los personajes son sinceros y llenos de defectos, algo muy valiente cuando vivimos en la era de lo políticamente correcto. Triste y reconfortante, una obra que evoca esas indescriptibles sensaciones infantiles que poco a poco nos encargamos de olvidar.   


16.  "Juana de Arco" (1999) Luc Besson





















Tengo una obsesión por los santos atormentados bajo el poder de una entidad desconocida a la que por convención, deciden llamar Dios. Me apasionan los personajes que viven entre el delirio místico y la enfermedad psiquiátrica. Hay algo de poético en esa condición de vivir al borde de la realidad y arrastrarlos a todos en su delirio religioso.  Juana de Arco nunca supo qué demonios fue lo que hizo o por qué lo hizo, dudando de todo hasta que fue peligrosa su propia duda. Una escena que me hubiese encantado escribir es el momento en el que Juana con una flecha traspasándole la armadura, visualiza a cristo cubierto de sangre entre todos los cadáveres de una batalla.  


15. "Mad Max Fury Road" (2015) George Miller




















Historia sencilla de viaje y retorno levantada sobre una mitología que no requiere muchas explicaciones: Memoria tribal esculpida sobre la chatarra de la posmodernidad. Mad Max es la poética del Cyberpunk. Arquetipos heroicos consumados y una dinámica narrativa que te mantiene al filo del asiento en todo momento. Emocionar es algo que cuesta cuando escribes relatos. ¿Quieres emoción? Ahí te va una clase.  


12. "Paprika" (2006) Satoshi Kon



















Satoshi Kon es uno de los directores de cine más influyente de los últimos 20 años. A él se le ocurrieron primero que a nadie todas esas dinámicas narrativas que muchos consideran las ideas más brillantes de su carrera (suena Nolan, Aronofky, Fincher). Paprika es una obra maestra, me cuesta mucho materializar en mi mente la manera en que Kon trasladó sus palabras a imágenes, o mejor dicho, las imágenes que tenía en su cabeza a palabras comprensibles para el resto de nosotros. Una bestialidad de Film, hasta el final. Literalmente una clase de narrativa.


13. "Only lovers left alive" (2013) Jim Jarmusch 





















El relato de vampiros más hermoso que he visto en muchísimo tiempo. Un canto a la belleza, la contemplación y la vida, contado por desencantados inmortales. Me interesa escribir sobre coleccionistas, anticuarios, genios, bohemios, ermitaños, libertinos, misántropos, melancólicos, poetas, vagabundos o románticos asesinos y resulta, que los protagonistas de esta cinta son todos ellos a la vez. No puedo resistirme a esos personajes que parecen estar siempre cubiertos por una delgada capa de polvo o suelen irradiar una luz ambarina y nocturna. Un relato delicioso, reposado y preciosista. Sin pérdida. 






No hay comentarios: