Getsemaní



"There must be some kind of way out of here"
Said the joker to the thief, 
"There's too much confusion, I can't get no relief.”
«All Along the Watchtower»
Bob Dylan & Jimi Hendrix



Coloco mi corazón sobre la barra de la caballistica. Pido que se lo apuesten completo a My Own Business, appaloosa adornado con las flores de Atacama. Me quito la corona de espinas y se la entrego a la promotora detrás de la barra. Ella la toma asustada, pinchándose los dedos con las púas de sicomoro. La mira temblando y cae arrodillada sollozando en silencio. La carrera va a comenzar en los televisores, los hombres que andan conmigo miran hechizados las pantallas como si observaran directo a la vagina de Dios. Estos negros son de humo. No se duerman mientras My Own Business corre por Cartago. El mundo es una pradera de sal llamada Cartago donde niños ciegos hacen zapatos con los pétalos que florecen en la boca de los ángeles. Esos negros que andan conmigo me abandonarán cuando me quede sin clavos. Soy solo un camarero que llora frente a los cajeros automáticos. Los nervios reventados de un perro atropellado en la frontera mexicana. He decidido ser un santo en la ciudad de los traidores, orar por los que se levantan llorando en la madrugada. Bendecir las manos de los árabes que me preguntan si no voy a desmayarme en sus puestos de comida. He decidido perdonar a los guardianes de la torre. Pedir porque nunca pasen el hambre de los que nos ocultamos cada noche del tren que atraviesa la ciudad, con el techo repleto de asesinos. Que se salven de la carnicería organizada por los zelotes. He decidido perdonar a los pastores y a los contrabandistas de gasolina, besar la frente de la prostituta que sueña con tener una finca de girasoles. Despierten mis negros, que ya van a pasar la lista antes de que llegue la gandola. Catira, aleja de mí este cáliz, que en él solo veo las ruinas que me habitan. Lánzalo lejos, aunque al final siempre se hará tu voluntad y no la mía. La esperanza es el caballo que se desnuca antes de comenzar la carrera. Despierten, despierten por favor mis negros, ayúdenme a orar en la noche más oscura de mi vida.