26 películas que veo antes de comenzar a escribir cuentos (II)




"Las películas son un mundo de fragmentos."
Jean-Luc Godard



Cada uno de nosotros tiene una lista de películas, libros y canciones a las que recurrimos cuando podemos o necesitamos, en esos momentos donde requerimos tocar madera, meditar y contemplar sin mayores pretensiones. La segunda parte de este conteo tiene doce de los films a los que acudo en medio de naufragio creativo y, cada vez que los enfrento, logro encontrarles nuevos matices que por lo general son aquello que estaba buscando.  

Cuando me acerco a una historia por primera vez creo necesario apartar la arrogancia y los prejuicios, descubrir poco a poco el misterio que encierra en su centro y dejarse conducir por él. Ya después si, en reposo, tamizarla a través del criterio y la razón, sin sesgo o presunción. Sonará cursi, pero creo que todo relato tiene vida propia, lejos de quien lo concibe y de quien lo recibe. Una mística muy particular que nos atrapa desde el primer instante y, por más extraña que parezca la relación –a veces inexplicable- llega a tocar esa fibra invisible en nuestro inconsciente, atada al motor de los sueños.


Continuemos:    




12. "Oldboy" (2003) Pank Chan-Uk


Algo que tiene el cine contemporáneo es exceso conceptual de lo políticamente correcto. Los buenos son una representación completa de las virtudes del mundo y lo malos cumplen los requisitos transgresivos de la sociedad sin intimidar demasiado. Los conflictos se resuelven en los últimos 20 min de la película. Cuando vi “Oldboy” entendí por primera vez la Catarsis. La desagradable purga que puede producir una experiencia estética. Los personajes son grotescos y monstruosos, representan la fragilidad humana frente al vendaval del destino, el tiempo y la muerte. Una historia de venganza clásica con planos impecables. Tiene una de las mejores coreografías de combate que he visto en el cine y un ringtone que no te la podrás sacar de la cabeza un largo rato.


11. "Léon" (1994)  Luc Benson















“Léon” es una de las obras más completas y auténticas de Luc Benson. En clave noir construye una hermosa fábula sobre la soledad. Me conmueve el amor y la ternura de sus protagonistas y por otro lado, me horroriza la maldad que presentan como intrínseca en las personas. Jean Reno realiza una de las actuaciones más sublimes de su carrera y Gary Oldman da una clase de cómo interpretar al perfecto antagonista. Estuve enamorado de Natalie Portman toda mi infancia por culpa de este film.


10. "Mononoke Hime" (1997) Hayao Miyazaki


Últimamente leo muchísimo por allí eso de que es muy difícil escribir en Venezuela otra cosa que no sea “Realismo Social” debido a que el “Asunto-País” se nos presenta tan crítico que resulta imposible eludir su crudeza con escapismos. Cada vez que lo comentan, yo suelo remitirme al señor Miyazaki. Todo su pensamiento social, ecológico y pacifista desarrollado en la época de la postguerra lo transformó en belleza, plasmada en historias como "La Princesa Mononoke". Cada personaje está bien logrado, sus conflictos definidos y todos tienen motivaciones individuales complejas que van resolviendo con verosimilitud. La moral, el honor y lo sagrado tocados de una manera impecable. Un taller completo de cómo crear a una heroína femenina. 


09. "Blade Runner" (1982) Ridley Scott




La noche perenne de "Blade Runner" es una marca de agua que siempre llevo conmigo. El halo fantasmagórico del neón y la desesperación silenciosa de los replicantes -en una atmósfera cerrada y oscura- es algo con lo que suelo sentirme identificado. Dibujada con el éter barroco del cyberpunk, el filtro noir en la luz y el humo y la hipnótica narración sobre un futuro lleno de dioses imperfectos la transforma en un clásico de culto. Si no la han visto, háganse ese favor.     


08. "The Others" (2001) Alejandro Amenábar












Claustrofóbica, oscura y elegantemente siniestra. “Los Otros” es una película cuya atmósfera está tan bien construida que resulta la protagonista del film. La maestría de Amenábar para sostener ambientes enrarecidos, melancólicos, habitados por sombras que se persiguen a sí mismas, es algo que siempre disfruto y que me interesa lograr como creador. El miedo  a lo desconocido -recurso inagotable de la ficción- se nos presenta como una elegía a la locura de la era moderna. Me recuerda mucho a la “Casa Tomada” de Cortázar y a “Pedro Páramo” de Rulfo. 


07. "The Village" (2004) M. Night Shyamalan















Otro film súper infravalorado en su momento fue “La Aldea” de M. Night Shyamalan. La mayoría la asumió como una excusa de dos horas para el tan esperado plot twist característico del director, sin notar siquiera todo el trabajo en arte, imagen y música con el que se va creando un relato limpio y macabro. Las actuaciones dramáticas están logradísimas y el sentimiento de angustia excepcionalmente representado. Es curioso que muchos críticos comentaron el hecho de que al ser la protagonista una mujer joven y ciega la historia perdía credibilidad. ¿Cómo responderíamos a esa clase de comentarios ahora? 


06. "A Little Princess" (1995) Alfonso Cuarón.










"A Little Princess" es una película bella y luminosa repleta de un exotismo maravilloso que se entrama a través de las ideas de la amistad, el amor y la familia. La imaginación como sinónimo de esperanza y aguante. La infancia que se dibuja eterna como las historias de los antiguos dioses y príncipes hindús. Me encanta la magia en las manos de los niños y más cuando la utilizan para rebatir y entender el crudo mundo de los adultos. Una historia que siempre me conmueve por su humildad y calidez. 


05. "Sen to Chihiro no kamikakushi" (2001) Hayao Miyazaki












Hay un antes y un después en la fantasía contemporánea luego de “El Viaje De Chihiro”. Esta película combina, de un modo simple y hermoso, nuestras angustias y valores actuales con el mundo aéreo de los sueños. Escribir historias que le hablen al niño que hay en cada uno de nosotros y que aterren y asombren en igual medida, creo que es una de las metas más nobles que podemos colocarnos quienes escribimos.


04. "The Lord of the Rings" (2001-2003) Peter Jackson



La sólida mitología del “Señor de los Anillos” conforma uno de los pilares del relato moderno. La manera en que Peter Jackson utilizó elementos del realismo y el naturalismo cinematográfico para traer a la vida las leyendas escritas por Tolkien -sin caricaturizarlo o sobrexplotarlo- generó una obra repleta de esperanza, heroísmo, oscuridad y melancolía. Personajes creíbles que generan empatía al instante y una de las mejores épicas sobre el viaje y retorno, conforman un metraje de casi 10 horas a la que no se le pierde nada. No es por fangirlear, pero de esta me sé hasta los diálogos. 


03 "The Prestige" (2006) Christopher Nolan 



Con "The Prestige", Nolan plantea un relato de inmersión dinámico y atractivo. Lo mejor de esta historia es la meta-narración donde ningún elemento está dispuesto al azar: cada toma, cada objeto y cada diálogo hace referencia a elementos concretos encadenados entre sí, retándonos a prestar la suficiente atención para poder notarlos. Nada sobra. Impecable en su manera de contar, sin duda, su mejor truco.  


02. "Gangs of New York" (2002) Martin Scorsese



“Pandillas de New York” es el back to basic al que recurro a la hora de enfrentarme a una página en blanco. Me apasionan los relatos salvajes que ponen en evidencia la verdadera naturaleza con la que está tallada la cultura en la que vivimos. Sus luces y su brutalidad. Sincera, violenta y abrumadora, una leyenda que rinde tributo a la voluntad y la sangre con la que se levantó occidente en el nuevo mundo. La dignidad entre las ratas y la poética de la venganza, instituyen un arco narrativo imponente. Pese a algunas fallas de casting, Danny-Lew Lewis hace equilibrio en la balanza interpretando a uno de los personajes más legendarios del cine actual: William Cutting AKA "Bill The Butcher" cuya fuerza de ejecución se le escapa de las manos al mismísimo Scorsese. Amo esa aura de pasado indomable que se reúsa a pasar inadvertido frente al mausoleo de la historia. La clase de relato que me gustaría contar.


01. "El laberinto del Fauno" (2006) Guillermo del Toro












Cuando vi por primera vez “El Laberinto de Fauno” les juro que pasé todo el rato con la boca abierta y las manos heladas. En ese entonces no tenía ni idea de qué hacer con mi vida y verla fue esa epifanía en donde me planteé a mí mismo el hecho de contar. De ser escritor, pero serlo en serio, sin titubeos. La balanza perfecta entre lo fantástico y lo realista, el horror y lo maravilloso. Arquetipos del cuento de hadas clásico traídos a la pantalla en un despliegue de color y forma impresionante, una conmovedora banda sonara y un trabajo en maquillaje y vestuario inconmensurable, hacen del “Laberinto del Fauno” una película a la que podría recurrir mil veces. Admiro esa convicción que tiene Del Toro donde indica que cualquier historia por más dura y terrible que sea, puede decantarse a través del universo de la imaginación que, a final de cuentas, es el acto más sublime de resistencia.