PLUS+ (2003/2010 OldTape)




Corté las mangas de mi franela y decía 17 si me preguntaban la edad. 

Se acaba el mundo en dos ambientes. El primero era una carpa enorme con Drum and Bass, lo suficientemente hardcore como para que te diera un paro respiratorio si lo bailabas al estilo soviético. El segundo era a campo abierto con trance a todo volumen, una tarima luces y un dj hedonista que se sentía Santa Teresa. Sudábamos con las botellas de agua, reíamos, saltábamos, etéreos en el aire. Unos tipos alimentaban una planta eléctrica con gasolina, mientras fumaban mata al mismo tiempo. Faunos, entre los láser y esos cientos de personas bailando en medio de algún paramo merideño.

¡Marico tengo tentáculos! decía ensimismado un pana con las manos juntas y las pupilas dilatadas.
¿Weón la ketamina no es para los caballos? le grito mientras todos danzan en cámara lenta a las 11:47.

La chama que baila conmigo es europea, pana de los que trajeron la movida desde algún país decadente. Desde como mira hasta como camina, dice Rave en sus poros. Su blusa, tiene un detector de sonido, de esos en barras que suben y bajan con las vibraciones. Es 34-B, sus ojos son verdes y no habla nada español.  5 minutos para las 12 de la media noche. 31 de diciembre del año 2003. Todos pensamos que con cada segundo se acercaba el fin del universo, y lo agarraríamos bailando en mitad de la nada, cubierto de todos fantasmas y fármacos. Ojala en el infierno suena house igual de bueno.


                                                    •



Abro media de anís en un corsa estacionado. 

Estoy en una cola infinita de automóviles fosilizándose en la calle. Afuera todos celebran en las aceras; el paralitico final del 2004. A La mayoría le parece maravilloso, vivir el punto de declive de un sistema político. Donde no hay ni gasolina, ni harina, ni unión. Rock a todo volumen, me arreglo la chaqueta.

Chávez no pasa de Marzo dice una señora en la cola.

Trago profundo. Coreo algo de Oasis. Esto se lo llevo quien lo trajo. Ponen la radio, hablan los de fedecamaras y luego se escucha las uvas del tiempo de Andrés Eloy blanco. El reloj calculadora dice ya primero de enero. Todos tocan corneta. Abrazo. Hace un frio de puta madre, como doritos y bebo Coca-Cola. Feliz año.

                                                     •



Un imbécil me acaba de partir la nariz. 

Suena anarcopunk en un garito sintético, oscuro con aroma sudor cigarrillos y cebada fermentada. Me corre jabón azul por la frente, ese que derretí para levantarme la cresta pintada con papel crepe verde. 27 de diciembre del 05. Sudado, doy un jalón al malbohoro rojo y deslizo mi mano entre la falda de una carajita con el rímel corrido, botas militares y un collar de púas. está frikeada por la sangre que mancha mi franela.

Larga vida al Oi! me grita un pajudo en la pata de la oreja.

Quiero seguir brincando, y pateando todo este odio. El mismo con el que lance piedras un año antes. Hasta el primero de enero no recuerdo nada. Nada más que mucho vodka y las buenas felaciones la rudegirl. Odio las cuñas de navidad, en donde todos sonríen sin razón aparente. Odio a Gilberto Correa, ojala se muera y se convierta en un santo de la corte Sensacional.  


                                                   •

   
Hago el amor mientras suena música en español desde tu mp3 conectado al radio. 

Desde zoe pasando por el canto del loco, doctor crápula, natalia la furcade, tronic, el otro yo, guffi, porter, Billy se fue, amigos invisibles, sónica, panda, candy 66, división minúscula, casino, los pixels, caramelos de cianuro. Gimes, aprietas con el carmesí de tus uñas las sabanas. Afuera hace un sol de invierno. Nevó la por la noche, el hielo brilla sobre las 5 águilas blancas desde tu ventana. Muerdes tus labios. Tus caderas se mueven como nunca lo harían con tu novio. El tatuaje en tu espalda, tu afición por tocar Violín. Sudamos. Bonito regalo de navidad. Escribo compulsivamente en unos folletos de computadoras pre-pagadas. Tengo lentes nuevos. Me pongo un suéter con capucha, las converse negras. Me sombreo los ojos con creyón. Chateo por la portátil. Tú te arreglas en el cuarto de tu madre mientras comparas a my chemical romance con Nirvana. Me rio del comentario. Secas tu cabello. Muerdo tu cuello. Un 25 de diciembre cualquiera.
¡No calientes hallacas en microondas por favor!
El 31 huiremos a la montaña. Para ver entre las luciérnagas y estrellas como se quema el 2005, y empieza el 2006.
Prométeme que escribirás sobre este momento. Prométemelo
¿Sobre cuál?
Me besa.
sobre este

                                                  •



Aún hacen fiestas electrónicas.

Todos creen que estamos en los ochenta. Toman fotos con las cámaras de sus celulares.
Son las 10  y media. Estoy solo. Todos se pasan pepas de boca en boca. Todos tiene flequillo, pantalones tubos, chapitas de colores. Tú te fuiste a Francia de golpe y sin avisar. Escribo dos poemarios. Mi cabello desordenado y crespo. Todos odiamos el reggaetón. Quiero cambiar el mundo o quemarme con él. Me quedo dormido mientras todos tiran en las habitaciones contiguas. Mañana las ocho debo abrir la droguería. Digo la galería de Videojuegos. Esa de 3 por 4 metros 10 televisores, en medio de un sótano sin aire acondicionado. La primera semana de enero siempre hay más clientela de lo normal. Más carajitos de 5 años queriendo ser el matón de san Andreas. hit del 07. Odio las reuniones fresas. Quisiera una puta botella de Macondo. Quisiera que tu estuvieses aquí.


                                               •




Estoy en la casa de no sé quién carajo en Hatillo. 

 Tengo una botella de vino blanco. Hay pieles de leopardo en el suelo. Miro de cerca papiros egipcios enmarcados y clavados en las paredes. La casa está llena. Chamitas de La Católica saltan a la piscina con sus trajes de noche y tacones en la mano, mientras otros juegan Rock Band en una tv de plasma gigante.En la sala de pool se bandean bien, en medio del humo de dos pipas árabes. Otros bailan indie Britanico borrachos por tantos teteros de tequila.
-¿De donde eres?pregunta una chama pelirroja y pecosa con una franela de Hendrix.
Mérida. contesto mirando a los lados.
-¡Ay que lindo el gochito!
Estudio psicología en la central evadiendo el comentario.
—¡Ay que casualidad yo también! Pero en la metropolitana
Me parece maravilloso
¿…Mira chamo, por casualidad no has visto el abrelatas para sacarle el corcho a la botella?
Después dicen que el gocho es uno.
Es agosto del 08. Aún falta un mes para que obligatoriamente me regrese.


                                               •




Voy de copiloto, puedo ver el mar a ambos extremos del camino.

El sol saliendo y la poca estabilidad que tiene un bus de dos pisos a 250 kilómetros por hora, a toda velocidad en medio de la península de Paraguaná. El cielo está entre magenta azul y cian. Tirando a turquesa en algunos extremos. Hay unas 70 cajas de wisky en la parte de atrás y vamos saliendo al interior del país.  tengo los lentes de sol pegados con tirro, tu foto y todas esas canciones acústicas.

Recuerdo que hace unas horas en la madrugada el agua estaba helada y las olas estallan en la arena. La tabla es un poco grande para mí. Primero de enero y surfeo mientras la sal se pega a mi piel y el universo dice cosas que jamás poder entender. Es sencillo. Todo fluye si tú quieres. Entra el 09. Sé que si regreso todo se irá a la verga. Pero será para bien. Vamos viendo como valla viniendo.

                                              •




Julio. Charlie Papa termina de sonar con su rocabillity pajudo. 

Entran Los Paranoias y abrazo cinturas, imaginando la de ella. Todos aplauden. Sifrinas Twitean en sus blackberrys lo bueno que esta el vocalista de la banda. Chamitos con pantalones de colores chillones y collares de corazones se meten crystal en el baño, bailan rarísimo en la entrada de sanitario de mujeres. Se va acabar la primera era del milenio y aún sigue siendo el mismo queso pero rayado.
¿marico te acuerdas lo del pana ese sollado, que decía que tenía tentáculos? me preguntan.
¡si, el bicho no despego los dedos en toda la noche! aflojo mi corbata y al día siguiente aún se sentía aún calamar
Todos ríen hipócritamente como si hubiesen estado allí.
buena banda, pero nada como Sentimiento o Zapato; dígalo
las cosas cambian viejo, burda…cambian..
marico tú no, won, sigues igual de intenso…
deja la mariquera no seas pajudo chamo respondo de mal humor.
¿que vas a hacer este diciembre? me pregunta la gorda gritando sobre el sonido de la banda.
no sé, supongo que estar con la familia y tal sabes, tipo normal… digo, mirando al escenario.
tan juicioso el niño…
Se acerca un chamo de esos que hacen buenas fiestas llenas de los mismos clichés de siempre.
te presento a una amiga…que te quiere conocer…
La jeva es de mirar castaño, alta, delgada, con el cabello corto entre rojo, naranja y negro. Viste de blanco, ojos grandes unas gafas modernas. Sonrisa Colgate. Bella. Le doy la mano.
El, es escritor, ósea escribe poemas y tal, anda sácale conversa
¿Así que eres poeta…?
Y tal…
Todos gritan, y saltan. Está por terminar la última canción del toque.
Entonces prométeme que escribirás sobre este momento, prométemelo.
Extrañado me quito los lentes.
¿Sobre cuál?
Me besa.
Suena el último riff de la guitarra donde los doctores dieron prescripción.
Al final todo sabe a refresco de uva.

Sobre este…cariño, sobre este.





1 comentario:

Amapola... dijo...

"Así que eres poeta...?"

Miss u...

Beshos!